miércoles, 21 de marzo de 2018

Sketch de La Teteria del Oso Malayo, por David Rubín

Como ya sabéis por los anteriores post, de manera absolutamente excepcional, en esta ocasión llevaba tres cómics de David Rubín a la sesión de firmas. Me había colocado en la segunda fila y, tal y como había pedido el autor, me había firmado dos de ellos. Tras recogerlos y apartarlos para que se secaran. Volví a colocarme en la cola en la última posición. No sería justo tener a todo el mundo esperando tras de mí mientras el autor me dedicaba tres cómics, incluso dos (en esta ocasión le pasé los dos seguidos porque el propio artista lo había pedido así) La Biblioteca donde se celebran estos encuentros iba a cerrar sus puertas por lo que todos nos trasladamos a un bar para continuar la sesión de firmas. Tras una corta espera, llegó de nuevo mi turno. Le pedí permiso al autor para que me dedicara el tercer cómic y David, muy amable, accedió encantado. En apenas unos segundos completó en mi ejemplar un genial sketch. La tarde había sido redonda.