miércoles, 14 de noviembre de 2018

Sketch de Batman, por Álvaro Martínez

Cuando terminó de firmar David Rubín observé que la organización volvía a preparar las mesas para la siguiente sesión de firmas. Era el turno de Paco Alcazar, Álvaro Martínez y Dario Adanti. No lo comenté en los anteriores posts pero en el stand de Joker, junto a Marcos Martín y Javier Rodríguez también estuvo firmando Álvaro Martínez. De hecho, él hubiera sido mi objetivo en el caso de haberse mantenido las colas de la mañana. Todavía podía conseguirlo. También aprovecho para comentar que, lamentablemente para mí, Javier Rodríguez no tenía ya ninguna obligación más con la organización con lo que ya no tendría ninguna oportunidad de conseguir un sketch suyo. Ni tan siquiera llegué a estar en alguna de sus colas en sus tres sesiones de firmas. Una lástima. Pero, como dije, no siempre se consigue todo lo que buscamos. Hay que asumirlo con deportividad y seguir para adelante. La cuestión es que no tenía ni idea de que Álvaro iba a estar ahí y me llevé una gran alegría. Cogí mi ticket y esperé. Debo decir que el artista traía sus propias hojas y realizó unos sketches magníficos. Una vez más me pasó que bajó ligeramente el ritmo con el mío. Según llegué donde él me dijo que me iba a dibujar un Batman, si no me importaba, dado que era un personaje que controlaba bien y por hacerlo lo más deprisa posible. Por supuesto accedí. Realmente no tenía claro qué pedirle. Aunque en mi balanza destacaba sobre todo por el Caballero Oscuro. Es mi segundo sketch de Álvaro y todavía no tenía a Batman. Me pareció perfecto. Fue un placer ver como tomaba forma el dibujo. Y el resultado final es fenomenal. Un Batman realmente chulo. El día lo daba por terminado. Pero todavía me quedaba una bala por gastar.

martes, 13 de noviembre de 2018

Sketch de Sherlock Frankenstein, por David Rubín

















Confieso que yo pensaba que para mí ya había terminado el día en el Salón del Cómic de Getxo. Sin embargo, estaba muy equivocado. me deparaba todavía un par de agradables sorpresas. Tras lograr mi sufrido sketch de Marcos Martín, conseguido tras aguantar dos largas colas de dos sesiones de firmas, me dirigí a la Kultur Etxea de Romo. Sabía que allí estaba David Rubín. Fui con pocas expectativas. Para entonces su sesión de firmas ya estaría prácticamente terminada. Cuando llegué a la sala me lo encontré en plena faena con un par de personas esperando. De hecho estaba completando un sketch del Caballero Luna increíble. Al principio cuesta verlo. Parece más un manchurrón pero al fijarte bien empiezas a descubrir la capucha y máscara del desequilibrado personaje. Pregunté si podía colocarme en la cola y desde la organización tras meditarlo un poco decidieron dejarme pasar. No solo a mí. También a otro chico que iba detrás. De hecho fuimos los dos últimos. Comprobé que David estaba para esa hora algo desatado. Completando los sketches con enorme rapidez. Aunque incluso así sus dedicatorias suelen valer mucho la pena. Tras esperar muy poquito le entregué mi ejemplar de Sherlock Frankenstein. En cuestión de treinta segundos el artista había completado mi dedicatoria con la imagen del villano protagonista. Tanto es así que el propio David me comentó al devolverme el cómic que no haría falta que lo pusiera a cámara rápida. Razón no le falta. A pesar de ello, el sketch está muy bien. Refleja toda la esencia y energía que pone el autor gallego en cada sesión de firmas. Algo que se agradece.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Sketch de The Private Eye, por Marcos Martín

Y llegamos a otro de esos momentos complicados de este año en el Salón del Cómic de Getxo. La segunda sesión de firmas oficial de la mañana. Protagonizada por Marcos Martín, Javier Pulido, Javier Rodríguez y Natacha Bustos. Mis objetivos eran Marcos y Rodríguez. Pero sabía que me tendría que conformar con uno de ellos. Como ya comenté en mi anterior post, muchas de las personas que visitaron la localidad vizcaína de fuera de nuestras fronteras habían renunciado a la anterior cita de firmas para situarse adecuadamente los primeros en esta cola. Tras conseguir mi sketch de Camille Jourdy subí las escaleras para recoger mi ticket. Tenía dos opciones o el número 17 para Rodríguez o el 19 para Marcos. Dado que mi interés principal estaba en el segundo me decanté por la cifra más alta. Todavía había algo de tiempo así que decidí pasearme entre los stands de la carpa. Allí me encontré con un aficionado de Asturias. Sin dudarlo, me comentó que tenía tres tickets. Yo no daba crédito a lo que escuchaba. Poco después descubrí que la mayoría habían conseguido múltiples números saltándose la norma y engañando a la organización. Por lo visto cogían un ticket y volvían a la cola  y como el que repartía no les conocía ni se percató de que estaban repitiendo. Algo decepcionado por lo que estaba oyendo volví a la Kultur Etxea para intentar conseguir mi sketch de Marcos. Me situé en la cola y esperé. Desde la organización se informó que iba a dedicar hasta el número 25. Algo que se agradece para no esperar para nada. Os aseguro que fue muy frustrante observar como había gente que conseguía firmas de Natacha Bustos, Javier Pulido o Javier Rodríguez y posteriormente se situaban delante mío en la fila de Marcos. Como digo había gente con hasta tres tickets saltando de un autor a otro con total impunidad y por si eso no fuera poco los tenía delante en mi fila. Muy indignante. Y aquí no hecho la culpa a la organización. Un error lo comete cualquiera. La culpa es de los aficionados dado que se les había explicado claramente las reglas y se las pasaron por el arco de triunfo. Otra vergüenza. Vuelvo a repetirlo y no me cansaré. No sabemos comportarnos. Cuando uno actúa con semejantes ansias debe reflexionar. Quizás esta maravillosa afición se esté convirtiendo en una obsesión enfermiza que nos hace transformarnos en gente sin escrúpulos. Hay que darle una vuelta. De seguir así vamos a ganarnos a pulso la mala fama que, por lo que estoy viendo últimamente, comenzamos a tener. Lo peor de todo es que llegó la hora del cierre y seguía teniendo cinco personas por delante. La organización se comprometió a mantener el orden en la siguiente sesión de firmas que era por la tarde en el stand de Joker o Astiberri. No recuerdo bien. Tras una hora y media de espera salí de allí con las manos vacías. Me fui a comer con una sensación agridulce. Contento por lo conseguido, un sketch de Jason Lutes y otro de Camille Jourdy, pero decepcionado por lo que había visto. Dado que no me fiaba un pelo, volví a la carpa temprano para hacer cola antes de su apertura. Para entonces ya había bastante gente por allí. Comenté como había terminado la sesión de Marcos y el tema de que se iba a mantener la fila. Algo que no gustó mucho a los que allí aguardaban. Me alegré de haber ido temprano dado que en ese momento detecté que era muy probable que no se mantuviera la promesa. Una vez abierta la carpa me dirigí al punto de firmas de Marcos. Antes le pregunté al responsable del stand si se iba a mantener lo dicho por la mañana y me contestó que no sabía nada del tema. Nadie se había puesto en contacto con ellos. Además no tenían nada que ver con la organización del Salón. Visto el percal me situé en la cola. Curiosamente terminé en quinta posición. La misma que me hubiera correspondido si se hubiera mantenido lo dicho. Cuando llegó la gente de la fila de la mañana y vieron que no se mantenía la palabra comenzaron los gestos de indignación ante el stand. Quejas, quejas y más quejas. No digo que no tuvieran razón. De hecho yo era uno de los afectados. Pero era evidente que no había nada que hacer y dábamos una imagen de nuevo lamentable. Llegaron los artistas, en este caso Marcos y Rodríguez, y comenzaron a dedicar cómics. Hubo quien incluso les interrumpió mientras firmaban para quejarse ante ellos y pedirles un favor especial. En principio, les escuché comentar que les atenderían en una cafetería posteriormente. Algo que desconozco si ocurrió. En cualquier caso, fue una imagen como mínimo triste. La sesión de firmas estuvo plagada de malas caras y malos gestos que, según se comenta, ha llevado a los responsables de ese stand a replantearse el traer autores del mundo de superhéroes para el año que viene. Visto el ambiente incómodo que se vivió allí. Tenemos lo que nos buscamos. Lo repito una vez más, lamentable. Es cierto que hubo un error de organización al hacer una promesa que no podían cumplir. Al menos en ese momento. Pero a estas alturas deberíamos ser más listos. Si algo quieres debes peleártelo con uñas y dientes sin fiarte de promesas que normalmente, a estas alturas de la vida y por nuestra experiencia, todos sabemos que pueden no hacerse realidad. Pero vuelvo a lo mío. Una vez llegó mi turno le pasé a Marcos mi copia de The Private Eye. Justo en ese instante el responsable del stand me preguntó qué número tenía yo. El cinco, le contesté. Me imaginaba lo siguiente. Le metió prisa al autor dado que la cola era bastante extensa. Vaya suerte la mía. Ja, ja, ja. Suele pasar. A pesar de todo el artista me dedicó un sketch fantástico en el cómic y salí muy satisfecho.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Sketch de Rosalie Blum, por Camille Jourdy



















Tras conseguir mi sketch de Jason Lutes me dirigí a la cola de Camille Jourdy. Lógicamente mi puesto anterior se había sobrepasado con lo que me coloqué al final de la fila. En cualquier caso, estaba muy cerca ya de ella. Tras esperar unos minutos llegó el momento. Le pasé mi ejemplar de Rosalie Blum y la artista con mucha delicadeza me dedicó un fantástico sketch pintado con acuarela. Como ya comenté en cada dedicatoria se esforzaba mucho. Lo cual es, sin duda alguna, de agradecer. Hago un paréntesis aquí para comentar que había un tercer autor en esta sesión de firmas. José Luis Sánchez. Quienes aguardaban su llegada llevaban ya una hora esperando y no aparecía. Por lo visto se perdió por el camino y no conseguía llegar con el coche hasta su destino. Aunque finalmente apareció. Yo salí del salón. La siguiente cita era la de Marcos Martín, Javier Pulido , Javier Rodríguez y Natacha Bustos y era muy consciente de que lo tenía complicado.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Sketch de Berlín, por Jason Lutes

Y llegamos al Sábado. El día más complicado del Salón del Cómic de Getxo con diferencia. El momento que llega el lógico desembarco de otros puntos del Norte de España. Jornada sembrada de momentos censurables que me llevó a quejarme amargamente en mi cuenta de Facebook sobre las actitudes de algunos coleccionistas de originales. Por la mañana, había programadas dos sesiones de firmas. La primera con Jason Lutes y Camille Jourdy y la segunda, a mediodía, con Marcos Martín, Javier Pulido, Javier Rodríguez y Natacha Bustos. Yo madrugué ese día para dirigirme a la Kultur Etxea, Casa de Cultura, de Romo. Cuando llegué a su puerta ya había varias personas esperando. Pregunté quién era el último y me quedé aguardando mientras charlaba con los compañeros. Cuarenta y cinco minutos más tarde comenzaron a llegar los colegas de otros puntos del país. Fundamentalmente de Aragón, Cantabria y Asturias. La mayoría llegaba interesado únicamente en la segunda sesión de firmas, la de Marcos Martín. Les informamos de la mecánica. Según la normativa de Getxo solo se puede coger un ticket aunque coincidan en la misma mesa dos o más artistas. Una vez completado el objetivo puedes intentar coger un segundo ticket del siguiente dibujante. Los tickets además se reparten una hora antes de cada cita. Está claro, ¿no? Pues parece que no. Aunque en esta ocasión también hubo un fallo de la organización que lo complicó todo. Y es que quien salió a repartir los papelitos era un chico que al que no le habían explicado nada. El pobre parecía un cristiano frente a los leones en el circo romano. Comenzó a dar los tickets de Jason Lutes. Yo esperé a que quien tenía delante cogiera el suyo y me hice con el mío. De pronto empezó a entregar a todo pichichi los de Camille Jourdy. Sin tener en cuenta si ya se había cogido para Jason. Dadas las circunstancias yo también me acerqué y cogí mi turno para ella. Allí se formó un tumulto considerable y es que cuando el chico dijo el nombre de la artista francesa alguien de los que llegaron bastante más tarde que yo gritó el nombre de Marcos Martín. Insisto en que ya habíamos explicado que los de esa segunda sesión se entregarían a partir de las once de la mañana. Todo el mundo se abalanzó sin orden ni concierto hacia el chaval de los tickets ante mi asombro. Como hienas ante una presa agonizante. Tuvo que saltar otro en defensa del encargado de la organización para salvarlo. La imagen, vista desde fuera, fue bastante ridícula. Allí empezó una discusión sobre si se habían dicho las cosas de buenas maneras o no; pero, lo cierto, es que la imagen que dimos fue absolutamente vergonzante. Parecíamos niños y creo que todos somos ya mayorcitos como para saber comportarnos. No hay que perder las formas. Ni ser tan ansiosos. No siempre se consiguen los objetivos. Y lo que no se logre ya se intentará en otra ocasión pero no caigamos tan bajo. Respeto a las normas y al resto de los compañeros. Bueno, tras el lamento, continúo. Bajé a la sala donde se celebraba la sesión de firmas y me coloqué en mi posición. Para mi sorpresa, frente a mí tenía a una de las personas que había llegado cuarenta y cinco minutos más tarde que yo. Todavía no consigo explicarme como pudo ocurrir. Qué capacidad tienen algunos. Es gente que va a mil Salones del Cómic por todo España y usan todo tipo de estrategias para colarse. Increíble. Yo solo he acudido a este evento de cómic este año, al menos en condiciones, y reconozco que me dio bastante rabia la situación. Como no era cuestión de montar otro show me resigné. Después de todo solo era un puesto más atrás y no estaba mal situado. Como comprobé que la cola de Camille Jourdy era más corta me situé en la suya. Sin embargo, me percaté de que era bastante más lenta que Jason y que mi turno iba a llegar en el momento que me tocaba con él así que decidí trasladarme de nuevo a la fila del autor de Berlín quien era el que más me interesaba. Enseguida llegó mi momento. Me preguntó si quería un personaje masculino o femenino y le di libertad. Jason me dibujó al protagonista del cómic.

martes, 6 de noviembre de 2018

Sketch de Moongirl, por Natacha Bustos

Como ya sabréis a esas alturas en esa primera sesión de firmas del Salón del Cómic de Getxo estaban Javier Pulido, Javier Rodríguez y Natacha Bustos y me interesaban los tres. Dado que acababa de conseguir mi sketch de Javier Pulido valoré en qué cola situarme después. Elegí la de Natacha Bustos dado que la de Javier estaba bastante más repleta. No por nada. Quizás por el tiempo que dedicaba a cada sketch que era bastante. Tras una espera no demasiado larga llegó mi turno. Pasé a Natacha Bustos mi tomo de Moongirl and Devil Dinosaur y me dedicó este maravilloso sketch de Moongirl que incluye algo de color. Todo un detalle por parte de Natacha. Lo cierto es que todos los sketches que vi salir de sus lápices eran muy buenos. Muy agradecido por el esfuerzo. Así concluyó mi primera jornada en Getxo. Para cuando terminé con Natacha ya era imposible ponerse en la cola de Javier. No pasaba nada. Había más días por delante. Por cierto, no lo había comentado antes pero en la misma sala y a la misma hora se celebraban allí las charlas por lo que había que hablar bajito mientras se esperaba. Parecía que podía ser algo caótico pero al final no lo fue tanto. Es verdad que en alguna ocasión había que pedir silencio pero la cosa funcionó bastante mejor de lo esperado. En este caso se entrevistaba a Nazario.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Sketch de Hulka, por Javier Pulido



En el anterior post nos quedamos en que estaba a un paso de llegar frente a Javier Pulido en la sesión de firmas. Estaba completando una fabulosa Catwoman a cuerpo completo. Sin duda, un regalazo para el afortunado. Una vez terminado el sketch llegó mi turno. Me acerqué donde el artista y le pasé un cómic de Hulka. Le pedí permiso para poder grabar un vídeo para mi canal mientras completaba el sketch. No le gustó la idea. Me contestó que haría algo rápido. Por Dios, no. Rápidamente reaccioné y le dije que si no quería que no le grababa que no era obligatorio. Javier me explicó que le gusta dibujar con la hoja inclinada hacia él. No sobre la mesa. Sin problema, le dije. Así comencé a ver como realizaba la dedicatoria. Un perfil de Hulka que tras la catwoman de cuerpo completo me hizo pensar si al final se había decantado por el dibujo rápido a pesar de no grabarle. Sea o no sea así sigue siendo un sketch buenísimo y salí contento de allí.