martes, 22 de octubre de 2013

Sketch de Fénix Oscura, por Steve Pugh























Se me olvidó comentar ayer que mientras aguardaba la salida de Paul Grist apareció por el hall de la Casa de Cultura David López. Comenzó apuntar lista de commissions. Los dos días siguientes los iba a dedicar a estas. Dado que no había otra opción, os recuerdo que solo me quedaban en Avilés esos dos días, me apunté; aunque creo que lo hubiera hecho de cualquier modo. Sus precios eran muy razonables. Mi cita con él sería el día siguiente por la noche. Amaneció y ya temprano nos acercamos a una terraza de Avilés. Allí estuvimos departiendo con amigos sobre toda clase de temas, la mayoría relacionados con el mundillo. Fue una mañana muy agradable y tranquila en la que apenas hubo movimiento de ningún tipo, algo que confieso me incomodaba algo. En cualquier caso, la disfruté igual. Tras comer subimos a la zona de arriba, la situada junto a la Casa de Cultura. Por allí ya estaba aguardando un gran número de aficionados y decidimos esperar como ellos. De pronto, apareció Steve Pugh. Me pilló bastante mal y terminé situado lejos del inicio de la cola. La tarde no comenzaba demasiado bien. Steve empezó a dedicar dibujos. Confesó que hacía mucho tiempo que no realizaba sketches y que estaba desentrenado. Sin embargo, dejó a todos los allí presentes maravillados. Cada dibujo que salía de su lápiz era mejor que el anterior y estaban muy trabajados. Todo el mundo estaba alucinando. Mientras aguardaba en la cola apareció por allí Lee Bermejo, yo diría que la gran estrella del Salón en función de las colas que lograba generar. Todo el mundo se situó en la misma y como yo estaba esperando mi turno para Pugh tuve que renunciar a ella. De hecho era consciente que lo más probable es que volviera a casa sin un dibujo de Bermejo, y así fue ya os lo adelanto. Mientras, Steve seguía con lo suyo. Cada sketch le llevaba cerca de quince minutos. Por fin me tocó a mí. Le pedí una Fénix, sin especificar más, y él comenzó a dibujar. Fue un gusto poder contemplar como la completaba. Según iba avanzando el dibujo me percaté que había escogido una Fénix Oscura, lo cual me parecía estupendo. El resultado a la vista está. Steve además de un gran autor es una persona espléndida.