jueves, 24 de septiembre de 2015

Commission de Wonder Woman, por Mahmud Asrar

Y llegamos sin duda a la joya de la corona. Aunque antes dejarme que termine con el segundo día de las Jornadas del Cómic de Avilés. A última hora se celebraba la charla de Matteo Scalera. Había corrido el rumor de que no iba a realizar firmas y dado que yo ya tenía una commission suya ni lo intenté. Escuche su entrevista y me fui a cenar tranquilamente. Cual fue mi sorpresa cuando me entero que había firmado a todo el mundo. Incluso después de cerrada la casa de cultura, ya en el exterior, siguió haciéndolo sin parar hasta que no quedó nadie en la cola. No sabéis la rabia que me dio; pero estas cosas pasan. En conclusión debo subrayar que los dos primeros días fueron los peores de las Jornadas. Pocas ganas por parte de los autores a la hora de estar con los aficionados y mucho mercadeo de dibujos. Decepcionante se mire por donde se mire. Así llegamos al tercer día. La mañana una vez más estuvo centrada en el tema de las commissions aunque hubo algo que la hizo tremendamente especial. Esa parte me la reservo para dentro de un par de días. Este era el día de Mahmud Asrar. El autor turco llegó esa noche a la localidad asturiana. Desde hace mucho tiempo, uno de mis deseos era hacerme con una commission suya. En mi opinión es uno de los dibujantes que mejores encargos realiza. Le encargué una Wonder Woman con el traje actual. Además tuve la suerte de ver en directo como la dibujaba a través de Periscope. Debo confesar que aluciné cuando vi el dibujo que me estaba realizando. Es absolutamente magnífico. Precioso. Brutal. Ver su dominio de los copic markers era algo increíble. La commission tenía un precio bastante alto aunque posteriormente el autor subió todavía más esa cantidad ante la cercanía de la Comic Con de Nueva York. Los que tardaron en decidirse tuvieron que rascarse más el bolsillo. Esa mañana, poco antes de comer, me encontré a Mahmud en el exterior de la casa de cultura. Le pregunté si tenía mi commission a mano y él me contestó afirmativamente. Le propuse recogerla allí mismo y eso hicimos. Tenerla por fin en mis manos fue algo mágico. Sin duda es una auténtica maravilla. En mi opinión el mejor encargo realizado por Mahmud en Avilés y esto es algo que no suelo decir habitualmente. Por regla general soy algo envidiosillo. Ja, ja, ja. Esta vez, no. Me llevé la mejor Wonder Woman que pudiera soñar. Por cierto, el propio dibujante debe estar de acuerdo. De hecho la ha puesto como portada en su Facebook. Muchas gracias, Mahmud.