lunes, 6 de octubre de 2014

Sketch de La Esmeralda de Notredame, por Jean Bastide


Este fin de semana pasado se ha celebrado la primera edición del BaionaKomiki. Un Festival dedicado al cómic y que se celebra en la localidad francesa de Bayona. Dado que no pilla muy lejos de Bilbao decidí acercarme por allí. Además sabía que uno de los invitados era David Morancho, sin duda el principal objetivo que me había marcado. Sin embargo, por las redes sociales el artista anunció que solo estaría allí el Viernes y el Sábado cuando yo iba a viajar a Francia tan solo el Domingo.
Le escribí para asegurarme de ello por si había algún error y es que en principio el certamen iba a durar tres días aunque finalmente, supongo que por temas de presupuesto, se redujo al Sábado y el Domingo. Morancho me respondió muy amablemente que el Domingo viajaba a España. Mi gozo en un pozo. Dado que mi principal interés se había volatilizado comencé a investigar al resto de invitados. La verdad, no soy nada conocedor del mundo del BD francés. Tras hacerlo, me propuse conseguir algún sketch de Jean Bastide, Nicolas Tabary y Joël Callède, aunque este último no sé muy bien por qué razón lo veía imposible. Llegó el Domingo y salí en coche hacia Bayona. Afortunadamente pude aparcar gratuitamente en frente de la mansión de las asociaciones donde se celebraba el Baionakomiki. Había un parking; pero no fue necesario utilizarlo. Eso que me ahorraba. El recinto está situado en las afueras de Bayona, a tres minutos del centro en coche.
Cuando entré me encontré el paraíso para un coleccionista de originales. Un montón de autores, cada uno sentado en una mesa, firmando ejemplares a los aficionados. Dado que había un gran número de invitados como mucho se formaba una cola de una persona. La sesión de firmas se había iniciado a las diez de la mañana y yo llegué allí pasadas las doce. Comencé a pasear en busca de los objetivos que me había fijado. Pasé por la mesa de Joël Callède y estaba vacía. Los autores llegaban y se marchaban cuando les daba la gana. Por tanto, no existían horarios de firmas concretos. Lo único que sabíamos es que el recinto se cerraba a las seis y media de la tarde. Giré y comencé a caminar por el siguiente pasillo.
De pronto, encontré a Jean Bastide. Estaba firmando junto a Stéphane Martinez. Rápidamente, me dirigí al puesto de venta de cómics y compré un ejemplar de Notredame, en francés por supuesto. Afortunadamente mi mujer estudia ese idioma con lo que intentaré que algún día me lo traduzca. Como digo, me coloqué frente a Jean. Estaba terminando una dedicatoria y yo era el siguiente. Mientras esperaba llegó una mujer y se puso en la cola tras de mí, le venía buscando a él. Genial, se ve que había escogido bien. Debo decir que Jean Bastide ha dibujado alguna historia de Elric. Ese dato me animó a buscarle entre los numerosos artistas allí presentes. Tuve que esperar unos tres minutos y llegó mi turno. Me preguntó qué quería que dibujara y yo le contesté que lo que él quisiera.  Rápidamente cogió su lápiz y comenzó a dar forma a esta genial La Esmeralda que podéis disfrutar en primer término. Fue genial verle trabajar y la mañana, para mí, no había hecho más que empezar.