viernes, 14 de junio de 2013

Original de American Vampire SOTF, por Sean Gordon Murphy

Siempre recordaré el día que leí el primer número de Corum, el príncipe de la túnica escarlata. Sus viñetas me dejaron boquiabierto. Según iba devorando sus páginas iba descubriendo un universo nuevo. Sus dibujos, a primera vista algo feos, me cautivaron como nunca otro lo había hecho. No era de extrañar. Era el mismísimo Mike Mignola. Desde entonces, nunca había vivido una experiencia parecida. Hasta que abrí este comic, American Vampire survival of the fittest. Número a número los trazos del dibujante norteamericano Sean Murphy me atraparon por completo. Por primera vez, en muchísimos años sentí algo especial y me dije a mí mismo que tenía que conseguir algo de este autor. Al consultar por internet ví que sus precios eran demasiado altos para mis aspiraciones. Sin embargo, paseando junto al Sena, en el barrio latino de París, encontré la galería de Daniel Maghen. En realidad, la iba buscando. Entre cientos de carpetas de originales había dos dedicadas al comic americano. Allí había maravillas de toda clase. Humberto Ramos, Oliver Coipel, Matteo Scalera, Duncan Fegredo, Rafael Albuquerque...y un sinfín más. De pronto, me quedé petrificado. Ante mí cuatro páginas de Sean Murphy. Además, todas ellas, pertenecientes a la miniserie de American Vampire, fabulosa, por cierto. Recuerdo cómo leyendo esta página pensaba aquello de quiero hacerme con algo de Murphy. Y, de pronto, estaba frente a ella. Su precio era altísimo así que volví al hotel con las manos vacías. Al día siguiente mi mujer me animó a comprar algo y regresé. Mi idea era comprar alguna ilustración de Dimitri Armand, era lo más asequible...Sin embargo, no pude evitar la tentación de remirar aquellos originales de Sean Murphy. Finalmente, decidí darme el capricho y llevarme uno a casa. Y aquí lo teneis. La verdad, tenía miedo. Pensaba que a los pocos minutos de salir de la galería lo iba a lamentar. Los sentimientos de culpa me iban a avasallar durante el resto de mis vacaciones. Sin embargo, estoy feliz.