martes, 2 de diciembre de 2014

Pin up de Liz Sherman, por Fernando Dagnino

Cuando Víctor Santos terminó de dedicarme mi Furious supe que en ese mismo stand en cuestión de unos diez minutos iba a comenzar Fernando Dagnino una sesión de firmas. Además en ese momento me percaté que era allí mismo donde había visto varios ejemplares de su Capitán Midnight. Rápidamente compré uno y me quedé a esperar. Yo estaba como quien dice el primero. De pronto, aparecieron tres personas de la cola del stand de la organización a los que no le había dado tiempo a dedicar un dibujo. Eso significaba que de golpe me había quedado el cuarto. Por otro lado, en media hora iba a comenzar la sesión de firmas de David Rubín y Emma Ríos, mis principales objetivos. Sin embargo, dado que todo el mundo coincidía en que los mejores dibujos del Salón los estaba haciendo Dagnino, aposté por él y me quedé allí. Tras un breve descanso, el artista apareció por el puesto. Con cada dedicatoria se tiraba unos veinte minutos. Por tanto tuve que esperar cerca de una hora a que llegara mi turno. Durante ese tiempo contemplé como dibujaba una Wonder Woman, un Constantine y una Batgirl. Todos ellos fabulosos. El tiempo de espera estuve barruntando qué personaje pedirle. En el fondo yo quería una Liz Sherman pero supuse que era un personaje algo extraño y quizás no iba saber o querer dibujarlo. Por eso, cuando llegó mi turno le di cuatro posibilidades para que escogiera la que más le apeteciera. En concreto, le pedí una Power Girl, una Pícara, una Liz Sherman o el Capitán Midnight. Él me preguntó quién era Liz Sherman. No caía en ese momento. Yo le expliqué que era la chica del fuego de BPRD, la de Hellboy. Inmediatamente, asintió y me contestó que le encantaba ese personaje y que le apetecía mucho dibujarla. Yo, por supuesto, encantado de la vida. Cogió el papel y se puso a dar forma a esta magnífica Liz que podéis contemplar. Fue alucinante ver como la dibujaba. Afortunadamente todavía me quedaba batería en el móvil y pude grabar todo el proceso. Confieso que hubo algún momento en que perdí las fuerzas y se nota; pero el vídeo vale mucho, mucho la pena. Disfrutadlo como lo hice yo.