domingo, 20 de noviembre de 2016

Sketch de Seppuku, por Víctor Santos

Este Fin de Semana se está celebrando en la localidad vizcaína de Getxo una nueva edición de su Salón Internacional del Cómic. Un evento que he podido disfrutar mucho gracias a que he cogido unos días libres a tal efecto. La verdad es que ha sido muy provechoso. Tenía mucho material para llevar a las sesiones de firmas y he conseguido todo lo que me he propuesto. Todo salvo Chris Hunt que ha sido la comidilla del Salón. Tanto el Viernes como el Sábado nadie ha sabido nada de él y este Domingo, que ya no voy a poder estar por allí, no tenía pinta de cambiar la cosa. De hecho aunque su nombre aparecía en el folleto del Salón entre los invitados dentro de la programación brillaba por su ausencia. Suponemos que se habrá caído a última hora. Lo cierto es que de todo esto nadie sabía nada y ha sido muy comentado. A pesar de todo, el Salón ha brillado con fuerza. Quizás le falte algún autor más del extranjero para redondearlo pero por lo demás ha estado muy bien. Además, las sesiones de firmas creo que han funcionado con muy buen ritmo. Tanto, que en dos días, como digo, ya me había hecho con todo lo que quería. Fantástico dado que el Domingo lo tenía comprometido con asuntos familiares. Pero comencemos el relato. El Viernes por la mañana ni me acerqué por allí. Ya he aprendido del año pasado. Durante esas primeras horas nadie organiza ninguna firma con lo que el Salón está prácticamente vacío. Quizás esto sí hubiera que mirarlo. Luego la organización se queja de que hay poca gente en las charlas y mucha en las colas. Quizás si se utilizara la mañana de los Viernes para algo, la gente terminaría teniendo más tiempo para las charlas. De hecho, la organización decidió no organizar ninguna sesión de firmas por la tarde para que el público acudiera al Salón de Actos pero dado que hay otras firmas en los stands esto no sirvió de nada. La solución podría estar en la mañana de los Viernes. Habría que dar una vuelta a esto. Yo lo veo bastante absurdo. Perder una mañana de Salón no sé qué sentido tiene. De hecho, como ya he dicho, la gente ni se acerca dado que saben que hay poca cosa por allí a esas horas. Así que la saltamos y pasamos directamente a la tarde. Mi primer objetivo era Víctor Santos. El año pasado me quedé con un mal sabor de boca con él por un error mío. Conseguí mi dedicatoria pero me equivoqué a la hora de grabarla y me quedé sin su vídeo. Así que esta era una oportunidad para dejar atrás aquel pequeño sinsabor. De hecho terminé el primero de la cola. Se ve que tenía mucha necesidad. Ja, ja. A la hora prevista se sentó el autor en el stand y le pasé un ejemplar de uno de sus últimos trabajos, Seppuku. La segunda parte de las aventuras del Comisario Heigo Kobayashi. Como siempre Víctor es una apuesta segura en esto de las dedicatorias. Se curró un sketch fantástico y fue todo un gusto verle trabajar. Además a cada uno que pasa le hace un dibujo distinto. Sin duda alguna, es uno de los mejores autores en esto de contentar a los aficionados.

Edito: Acabo de ver una foto de Chris Hunt en Getxo. Así que sí que ha estado por allí. Incomprensible. El Sábado a las ocho de la tarde nadie lo había visto y mira que hablo con gente. Y en la programación de cada día ni una mención. Digno de Expediente X. Que venga un autor internacional y allá que buscarlo bajo las piedras no se puede entender. Una mancha en la edición de este año.